LOS FRONTERIZOS Y MAGUEY  

Durante el verano del año 2006 Maguey vivió uno de sus más grandes momentos, compartiendo la actuaciones de la gira "Esencia del Folklore"  con uno de sus mayores referentes musicales, con sus ídolos... "Los Fronterizos".

fronterizos

La formación que visitó España ese verano de 2006 era heredera de la que formaron en el año 2000, a propuesta de Ariel Carrascosa, tres de los integrantes originales del grupo: Yayo Quesada, Gerardo López y Eduardo Madeo. Y con la colaboración de Oscar Espeche.

La formación continúo junta durante varios años, pero la muerte de Gerardo López en 2004 y los problemas de salud de Eduardo Madeo, dejaron a Yayo Quesada como el  único representante de la formación dorada de  Los Fronterizos, antes de su separación en 1977. En este 2006 la formación estaba compuesta, además de por el mencionado Yayo Quesada, por Fernando Xamena, Germán Sánchez y Pedro Alegre, acompañados por Ariel Carrascosa como representante. 

Un momento sin duda muy especial para todos los que tuvimos la suerte de vivir aquellos días de finales de Julio y principios de Agosto. Fue un milagro que necesitó de la gran calidad musical de Yayo, Fernando, Germán y Pedro, y que se materializó gracias a su gran calidad humana, su gran corazón, y su gran amor  por "Los Fronterizos".

Demostraron que la agrupación siempre seguirá viva mientras la sigamos llevando en nuestros corazones. Como la llevan ellos, como primeros abanderados de la causa.

 

Recuerdo tras el concierto de Granada, que fuimos a un bar cercano donde habíamos preparado una fiesta, y donde por supuesto habíamos invitado a todos aquellos del público que se quisieran pasar. Mi amigo Carlos, uno de los primeros en descubrirme el folclore argentino, me preguntó si yo pensaba que estaría bien si se acercaba a Yayo Quesada a saludarlo o sería impertinente, pues era una de sus mayores ilusiones. Y me tuve que sonreir, pues ya conocía la extraordinaria sencillez y cercanía como persona de Yayo.  Le dije que no lo pensara más y fuera a saludarlo. Emocionado, pero prudente, se fue acercando hasta presentarse. Algo le dijo de alguna canción... que Yayo cogió una guitarra y le invitó a cantarla con él.... Carlos cantó con Yayo mientras lloraba por la emoción y lo feliz del momento, y nos emocionó asimismo a todos los que observamos la escena.

Así es Yayo Quesada, una persona que no sólo es capaz de hacer estos regalos, sino que además se siente un privilegiado por poder hacerlos. Y es que no fue Carlos el único afortunado que se vió en esa situación, porque el corazón de Yayo no tiene límites en su generosidad, al igual que los de Fernando, Germán, Pedro y Ariel, quienes también nos regalaron parte de su amor por el mítico grupo.

 

Autor: Mateo Rodríguez